Unas líneas antes del Ecuador-Venezuela

Rafael Dudamel le declaró al periodista Humberto Turinese que, ante Ecuador, en el segundo partido del Hexagonal del Sudamericano Sub-20, la selección no puede repetir algunas conductas que fueron protagonistas en el duelo ante Colombia. El seleccionador hizo mención al manejo de la pelota y cómo el equipo criollo debe corregir ese aspecto.

El fútbol es un juego de oposición directa en el que la influencia del contrario es tremendamente determinante. Pero si a ese rival se le jugó de igual a igual, no hay mayores justificativos a la conducta mostrada por la Vinotinto en el segundo tiempo, cuando se le cedió terreno y balón a Colombia.

Este par de imágenes enseñan lo que Dudamel espera que no se repita:

captura-de-pantalla-2017-02-02-a-las-7-27-54-pm captura-de-pantalla-2017-02-02-a-las-7-28-11-pm

En ellas se ve a la totalidad del equipo encerrado en su propio campo cuando apenas comenzaba la segunda parte. Esa conducta es natural de los equipos que se encuentran en inferioridad numérica, pero ese no fue el caso criollo. Se jugó con fuego y el seleccionador lo sabe, por ello el llamado de atención a que sus dirigidos no vuelvan a caer en esa trampa.

No es un llamado a dos o tres volantes; la advertencia debe ser comprendida por todos los jugadores, porque la dinámica del equipo dependerá de todos los que salgan al campo.

El rival juega e incide, no es necesario darle más de lo que ya con su estrategia intenta obtener.

Imagen cortesía de http://visionnoventa.com/

Captura de la transmisión de lateletuya.com

 

Fútbol Vinotinto

Advertisements

Ignacio Benedetti View All →

Analista de deportes. Me has visto en Sport Plus, Canal Plus, MiTV, TELET, Telearagua, ESPN y Meridiano TV. Me has escuchado en 92.9FM, La Emisora Cultural de Caracas, el Circuito Nacional Belfort y Deportiva 1300. Me has leído en www.martiperarnau.com, la revista especializada The Tactical Room, el diario Líder, La Vinotinto.com, Revista Clímax, elestimulo.com y en otros portales deportivos. No celebro derrotas ni victorias porque me interesa conocer el cómo y entender para qué y por qué. Camino para encontrar lugares de descanso y bares sin música. Escucho porque mi experiencia es insuficiente. Hablo para generar ideas. Pienso porque es lo único que se hacer. Escribo para mostrar mi inconformidad. Y hago silencio porque me reconozco insoportable e ignorante. Mi única ambición es ser digno de las palabras del periodista y poeta argentino Joaquín Gianuzzi: "'Muy buenos días, abuelo… le agradezco mucho la incomodidad de haber estado vivo alguna vez, pero más le agradezco… el entusiasmo que puso en estar incómodo". Sigo incómodo e incomodando.

%d bloggers like this: