Primeras señales de Martino

Un partido de preparación, por más Joan Gamper que sea, no puede considerarse como referencia obligada de lo que sucederá en una larga temporada, y menos aún si el entrenador no tiene una semana de trabajo con la totalidad de la plantilla. Pero tampoco se puede ir al otro extremo y desestimar las señales que el partido en cuestión arrojó.

El discurso de Gerardo Martino ha sido claro: no va a cambiar nada escencial pero si quiere retomar viejas señales que hicieron del Barça el equipo más admirado de los últimos años.

La primera de ellas es la presión alta y total. De nada sirve que los delanteros y los volantes se maten tratando de llevar a cabo esa conducta si esta no es entendida como un comportamiento natural del equipo. Si los atacantes y los mediocampistas no cuentan con la complicidad de los defensores y viceversa, no hay presión sino desorden, anarquía e invitaciones al rival.

En fin, estas primeras seis imágenes llaman al optimismo, pero son sólo eso, seis fotografías del inicio del camino. El tiempo y la fortaleza del entrenador para mantener sus convicciones serán claves en este retorno a las fuentes.

1 2 3 4 5 6

Análisis Fútbol Fútbol Internacional

Advertisements

Ignacio Benedetti View All →

Analista de deportes. Me has visto en Sport Plus, Canal Plus, MiTV, TELET, Telearagua, ESPN y Meridiano TV. Me has escuchado en 92.9FM, La Emisora Cultural de Caracas, el Circuito Nacional Belfort y Deportiva 1300. Me has leído en www.martiperarnau.com, la revista especializada The Tactical Room, el diario Líder, La Vinotinto.com, Revista Clímax, elestimulo.com y en otros portales deportivos. No celebro derrotas ni victorias porque me interesa conocer el cómo y entender para qué y por qué. Camino para encontrar lugares de descanso y bares sin música. Escucho porque mi experiencia es insuficiente. Hablo para generar ideas. Pienso porque es lo único que se hacer. Escribo para mostrar mi inconformidad. Y hago silencio porque me reconozco insoportable e ignorante. Mi única ambición es ser digno de las palabras del periodista y poeta argentino Joaquín Gianuzzi: "'Muy buenos días, abuelo… le agradezco mucho la incomodidad de haber estado vivo alguna vez, pero más le agradezco… el entusiasmo que puso en estar incómodo". Sigo incómodo e incomodando.

%d bloggers like this: