Eficacia goleadora

Si hay una cosa que es imposible relacionar es un sistema con la capacidad goleadora, con la eficacia goleadora de un equipo. El sistema, la forma de jugar se valora en la faceta ofensiva en función de la cantidad de situaciones de gol que crea un equipo. La eficacia no es una condición que se desarrolla, ni que se trabaja ni que se optimiza. La eficacia es la culminación de un procedimiento que deja a un jugador en condiciones de convertir el gol. El trabajo colectivo, el trabajo individual, los aportes colectivos y los aportes individuales hacen que un equipo generen opciones de gol. Pero los goles no los meten todos los jugadores sino uno es el que lo mete, entonces, frente al hecho de errar o acertar no hay procedimiento que mejore esa ecuación porque el entrenamiento, que por supuesto que lo hacemos y el que viene acá verá que lo hacemos, no reproduce la acción del juego aunque sea idéntica. No es lo mismo acertar o errar una misma jugada en un partido que en un entrenamiento.

Entonces, cualquier persona que conozca el tema sobre el que estamos hablando sabe que lo que los equipos necesitan, a través del desarrollo del trabajo y del juego colectivo, es generar opciones de gol, no convertir opciones de gol, porque convertir opciones de gol no depende de la intervención, depende de la culminación de la jugada.

Marcelo Bielsa y una de sus rescatables ruedas de prensa en Bilbao. No me queda claro que lo hayan entendido, por ello vale la pena rescatar sus explicaciones del 28 de febrero de 2.013

El camino Fútbol Libros y autores

Advertisements

Ignacio Benedetti View All →

Analista de deportes. Me has visto en Sport Plus, Canal Plus, MiTV, TELET, Telearagua, ESPN y Meridiano TV. Me has escuchado en 92.9FM, La Emisora Cultural de Caracas, el Circuito Nacional Belfort y Deportiva 1300. Me has leído en www.martiperarnau.com, la revista especializada The Tactical Room, el diario Líder, La Vinotinto.com, Revista Clímax, elestimulo.com y en otros portales deportivos. No celebro derrotas ni victorias porque me interesa conocer el cómo y entender para qué y por qué. Camino para encontrar lugares de descanso y bares sin música. Escucho porque mi experiencia es insuficiente. Hablo para generar ideas. Pienso porque es lo único que se hacer. Escribo para mostrar mi inconformidad. Y hago silencio porque me reconozco insoportable e ignorante. Mi única ambición es ser digno de las palabras del periodista y poeta argentino Joaquín Gianuzzi: "'Muy buenos días, abuelo… le agradezco mucho la incomodidad de haber estado vivo alguna vez, pero más le agradezco… el entusiasmo que puso en estar incómodo". Sigo incómodo e incomodando.

%d bloggers like this: